tgt

El aprendizaje cooperativo se ha convertido en una metodología muy válida para los procesos de enseñanza-aprendizaje de los alumnos. Y una de las razones por las que cada vez se está consolidando más y más en las aulas es debido a que con el aprendizaje cooperativo se produce una transformación del tiempo y del espacio en el aula. Esto se consigue gracias a que los alumnos son capaces de aprender de sus propios compañeros y no del profesor exclusivamente.

En el artículo de hoy tengo la intención de darte algunos consejos o recomendaciones para que te animes a llevar a la práctica en tu aula la metodología del aprendizaje cooperativo. Muchos docentes muestran a día de  hoy algunas reticencias porque la disposición del espacio de sus grupos clase es la tradicional, es decir, los alumnos están colocados por parejas o de forma individual. Te aseguro que esto no supone ningún problema si sigues las pautas que te daré a continuación.

10 Consejos para formar grupos de aprendizaje cooperativo de acuerdo con Santiago Moll Vaquer (Ciutadella, 1973) quien ejerce como profesor de Secundaria en un centro  de la isla de Menorca.

  1. Prepara con antelación los grupos de aprendizaje cooperativo. Debes evitar improvisar los grupos en el aula. Cuando entres en un grupo, ya debes tener decididos qué alumnos formarán cada uno de los grupos base. Si quieres saber cómo se forma un grupo base, te remito al siguiente enlace.
  2. Elabora los grupos de aprendizaje cooperativo con el profesor de apoyo o Pedagogo Terapeuta. Resulta muy útil contar con la orientación de otro compañero para la elaboración de grupos de aprendizaje cooperativo. En mi caso te recomiendo un profesor de apoyo o Pedagogo Terapeuta. Este tipo de docente suele conocer bien los casos de los alumnos con Necesidades Educativas Especiales (NEE) y cuáles son sus particularidades e incompatibilidades con otros compañeros.
  3. Los grupos de aprendizaje cooperativo deben ser de cuatro o cinco alumnos. El número ideal para un grupo base es de cuatro alumnos. Si el número de alumnos de un grupo clase no es múltiplo de cuatro, es preferible a la hora de crear grupos de aprendizaje cooperativo que sean grupo de cinco alumnos en lugar de tres. La razón es que así hay menos grupos en el aula. Si, por ejemplo, un grupo clase tiene 26 alumnos, harías cuatro grupos de cuatro alumnos y dos grupos de cinco.
  4. Al entrar en el aula, haz que los alumnos guarden todo su material en la mochila. Se trata de que despejen el espacio en el que van a trabajar durante la sesión lectiva.
  5. Haz que cada alumno coloque su mesa y su silla. En los grupos de cinco, es preferible que el quinto alumno no tenga una mesa, sino que se una al grupo con su silla. Eso hará que esté más próximo a sus compañeros.
  6. Haz que los alumnos se coloquen pegados a la pared de la pizarra con sus mochilas. Una vez los alumnos han colocado las mesa y las sillas de los grupos cooperativos, deben coger su mochila y colocarse pegados a la pared de la la pizarra y esperar a qué grupo serán asignados.
  7. Proyecta en la pizarra digital el número que de cada alumno y la letra de cada grupo. A cada alumno se le asigna un número del 1 al 4 o del 1 al 5. A cada grupo de trabajo cooperativo se le asignará una letra del abecedario (A, B, C, D…)
  8. Haz que cada alumno ocupe en cada grupo la misma posición en función del número asignado. Cada grupo de aprendizaje cooperativo se denomina GRUPO BASE. Un grupo base está formado por un alumno al que se le da bien cooperar (núm. 1), un alumno con dificultades de aprendizaje (núm. 2) y dos o tres alumnos con un nivel curricular adecuado a su edad (núm. 3-5).
  9. Haz que los alumnos saquen de la mochila el material indispensable. Es importante que las mesas estén lo más despejadas posible. En este caso recomiendo que sobre la mesa no haya estuches, libretas, agendas u otros materiales que puedan molestar o desconcentrar al alumno.
  10. Cuando falten cinco minutos para finalizar la clase, haz que los alumnos recojan su material y coloquen las mesas tal y como estaban. Es importante que des tiempo a tus alumnos para que recojan el material de la mesa en la que han trabajado y que cada uno coloque su mesa y su silla tal y como estaba al inicio de la clase.

A modo de conclusión.

Si has leído cada uno de los pasos, te habrás dado cuenta de que la organización para crear grupos de aprendizaje cooperativo no es nada difícil. Lo importante es tener muy claro lo que se hará en todo momento y no dejar nada a la improvisación. También es importante que veas lo poco que cuesta transformar el espacio en el aula.

Espero que estos consejos te animen a que pruebes esta metodología para que así tus alumnos aprendan el valor de cooperar entre ellos para un fin común

Artículos Relacionados

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>