Eduard-Vallory-Tiching

Frente a las muchas razones de la falta de concentración en la lectura están:

  • Las dificultades de vocabulario.
  • La dificultad conceptual de texto.
  • La velocidad de lectura inadecuada.
  • La incorrecta disposición mental.
  • La organización deficiente.
  • El desinteré
  • La falta de motivación.

Dificultades de vocabulario 

Si el material que leen nuestros alumnos lo confrontan continuamente con palabras que no entienden o que entienden solo de manera vaga, la concentración empeorará poco a poco porque las ideas que están tratando de absorber serán interrumpidas por “lagunas”.

Una afluencia suave de la información, sin las trabas propias del miedo a no entender, es condición imprescindible de la buena lectura.

Dificultad conceptual del texto

El mejor método para resolverlo es la lectura de múltiples tipos de textos para que se familiaricen con la estructura.

Velocidad de lectura inadecuada

Cuando más lento se lee, menos se entiende, y eso hace que el material parezca todavía más incomprensible. Al final se llega a un punto de frustración total y los alumnos suelen abandonar los textos, desesperados.

Disposición mental incorrecta

Por disposición mental incorrecta ha de entenderse que la mente no ha sido de verdad dirigida de la mejor manera hacia el material que se intenta leer.

El alumno puede estar pensando en una discusión que tuvo por la mañana en su casa o en una fiesta que tendrá por la tarde.

Organización insuficiente

Este problema es mucho más común de lo que se cree. En realidad, ponerse a leer un libro es una batalla de voluntad, y casi exige una carrera hasta el escritorio a fin de adquirir el ímpetu suficiente para sentarse. Una vez comenzada la lectura, son muchos los que se dan cuenta de improviso de que no tienen un lápiz, libreta u otra cosa; en consecuencia, ir en busca de ellas les perturba la concentración.

La solución es sencilla: antes de comenzar a leer, el alumno debe asegurarse de tener a la mano todos los materiales que va a necesitar.

Falta de interés

El interés será difícil de mantener si el material es confuso, el vocabulario es deficiente y si no se cuenta con los materiales necesarios.

Falta de motivación

Se trata de un problema diferente, que a menudo se debe a que no tenemos un propósito claramente definido para una determinada lectura. Una vez analizados los motivos para leer tal o cual libro o artículo, la motivación debe aumentar de forma automática. Otra posibilidad es concluir que no necesitamos leerlo en absoluto. Si esos motivos son válidos, puede ser realmente inútil leer ese libro, pero asegúrese de que realmente lo sean.

Artículos Relacionados

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>