b6

Jack Canfield

b6

 

Jack Canfield (1944) es un conferenciante y escritor en temas de desarrollo personal. Es autor de Sopa de pollo para el alma, título que dio lugar a una serie de libros derivados que han vendido más de 112 millones de copias en cuarenta países. En 2004 creó The Transformational Leadership Council, que engloba a diferentes líderes y pensadores, para difundir las ideas de éxito en temas de liderazgo y management. Es autor, solo o en colaboración, de otras obras, entre las que destacan Los principios del éxito y El poder de mantenerse enfocado.

  1. No te preocupes por los fracasos, preocúpate por las posibilidades que pierdes cuando ni siquiera lo intentas.

El hecho de intentar algo, con independencia del resultado final, nos proporciona experiencia y nos coloca en una posición más privilegiada para ulteriores retos, y, en cualquier caso, siempre un paso por delante de aquellos que no intentaron nada, y por tanto, que se mantienen en la misma posición de partida. Puedes evitar fallar no arriesgando, pero a costa de lo más importante: evolucionar y crecer. Hay gente que nunca se ha equivocado, pero toda su vida es un error.

  1. Todo lo que quieres está ahí fuera esperando que lo pidas. Todo lo que quieres también te quiere a ti. Pero tienes que actuar para conseguirlo.

No hay otra alternativa. Si quieres algo, tienes que actuar. Ve a por ello. No te demores porque nada tarda tanto como lo que no se empieza. Ya lo decía Karen Lamb: «Dentro de un año te arrepentirás de no haber empezado hoy». A lo mejor, lo conseguido durante el primer mes te parece poco. Espera seis meses y verás en qué se ha convertido. Espera un año y comprueba hasta dónde has llegado. Lo único importante en la búsqueda de tus sueños es que sean tuyos, porque si no es así, es fácil que la debilidad a lo largo del camino haga mella. Decide lo que quieres en la vida, empieza a actuar y date tiempo, las cosas acabarán funcionando.

  1. Defendemos nuestros malos hábitos como beber o fumar con lógica indefendible, e ignoramos los consejos útiles, dejamos de aprender nuevas habilidades, desperdiciamos el tiempo en los aspectos triviales de la vida, nos entretenemos en conversaciones inútiles, comemos alimentos poco saludables, no practicamos ningún ejercicio, gastamos más dinero del que ganamos, no invertimos en nuestro futuro, evitamos conflictos necesarios, nos abstenemos de decir la verdad, no pedimos lo que queremos, y luego nos preguntamos por qué nuestras vidas no funcionan.

Nuestra vida es un reflejo de nuestros hábitos. Y si tu vida no es como te gustaría que fuese, probablemente tienes que modificar algunos de esos hábitos. Y ello exige esfuerzo. Un hábito no es otra cosa que un comportamiento que hacemos de forma natural, por tanto, cambiar de hábito implica hacer algo no natural, lo que supone luchar contra nuestra esencia, contra lo que somos, contra nuestra naturaleza, y eso reclama voluntad y trabajo duro, hasta que, a fuerza de repetir una y otra vez el comportamiento deseado, se interioriza y pasa a formar parte de nosotros. Cambiar de hábitos exige un plan, acciones concretas para materializarlo y disciplina férrea para cumplirlo sin saltárselo.

  1. La vida es demasiado corta para permanecer atascado en un trabajo que no se disfruta.

El mismo Jack Canfield apunta: «Creo que hay en nosotros una genialidad interior, algo que nos encanta hacer, y que lo hacemos tan bien que prácticamente no creemos que debamos cobrar por hacerlo. Es algo que no nos cuesta trabajo y nos divierte. Si pudiéramos ganar dinero con esa actividad, la convertiríamos en nuestra forma de vida». Si tu trabajo es sólo un trabajo entonces no es tu trabajo. No desperdicies tu talento. Si eres bueno en algo, de lo que se trata es de ponerlo en valor, de profesionalizar tu pasión. El éxito consiste en llenar el frigorífico haciendo lo que a uno le gusta. 

  1. Para poder tener éxito es necesario aprender a manejar el rechazo. El rechazo es parte normal de la vida. La gente que no acepta ser rechazada nunca logra nada.

¿Cuál es el principal miedo a la hora de vender? El miedo al rechazo. ¿Cuál es el principal miedo que se esconde a la hora de pedir ayuda? El miedo al rechazo. Y existe tanto miedo porque a menudo se identifica un «no» con: no le gusto, no soy bueno, no soy capaz, etcétera. Debes saber que un «no» no es nada personal, no tiene que ver contigo, simplemente que la gente puede tener otras prioridades o no tener tiempo para atenderte. Siempre habrá ocasiones en que te van a decir «no». No le des más vueltas, y llama a otra puerta. Es bueno acostumbrarse pronto a que a uno «le den calabazas», porque, después de cada vez que ocurre, la siguiente duele menos, y luego llega un momento en que ya no te afecta en absoluto. Se llega así a un nivel superior en el que vas a «disparar» muchas más veces, con lo cual aumentan la probabilidades de que te digan «sí»; cuantos más disparos hagas, más posibilidades de dar en el blanco. Además, ¿cuál es el riesgo de que te digan que «no»? Quedarte como estabas, o sea, ningún riesgo.

  1. La persistencia es probablemente la cualidad más común de quienes alcanzan grandes logros.

Todo el mundo que ha logrado algo grande se ha encontrado, en su escalada a la cima, con obstáculos desalentadores que invitaban a abandonar. Son gente que, cuando todo animaba a tirar la toalla, no perdieron nunca la esperanza y continuaron la marcha, haciendo suya la siguiente frase de Robert Frost: «Todo lo que he aprendido en esta vida se resume en dos palabras: sigue adelante». La perseverancia no es otra cosa que un compromiso firme que hacemos con nuestras metas. 

  1. Siempre que se disponga a mejorar sus capacidades, cambiar su comportamiento o mejorar su vida, comience por incrementos pequeños. Querer hacer demasiado en poco tiempo sólo conseguirá desanimarlo.

Hay que evitar a toda costa las experiencias negativas. Si te exiges demasiado desde el primer día, fracasarás y te frustrarás, y ello te llevará a abandonar. Si te marcas metas pequeñas y las cumples, te sentirás bien contigo mismo, y ello te animará a seguir adelante. Ese poco sin importancia unido a otro poco sin importancia más otro poco que parece insignificante se acabarán convirtiendo en mucho un día. No te precipites. El amanecer sólo llega después de pasada la noche. 

  1. La autoestima es un sentimiento basado en sentirse querido y sentirse capaz.

La autoestima, la opinión que tenemos de nosotros mismos, es muy importante para el éxito. Una autoestima saludable no significa creerse invencible, sino que uno siente que tiene las capacidades y los recursos internos para salir adelante con independencia de cuáles sean las circunstancias. Y para ello son fundamentales dos cosas: primero, sentirse querido, que tiene que ver con la calidad de las relaciones que tenemos; y segundo, sentirse capaz, que tiene que ver con la preparación y con los logros que alcanzamos. El éxito refuerza la autoestima y sirve de estímulo para nuevos retos. 

  1. La regla del 18/40/60: a los 18 años uno se preocupa por lo que los de más piensan de él; a los 40 años a uno le da igual lo que los de más piensen de él; a los 60 años uno se da cuenta de que nadie nunca ha pensado en él.

Si eres de los que se preocupan por lo que los demás piensan de ti, no te preocupes tanto. La mayoría de la gente está demasiado centrada en sus asuntos como para dedicar tiempo a pensar en los demás, y si piensan en uno simplemente es para saber qué opinan de ellos. Así que, relájate, haz lo que te apetece hacer y disfruta. Te sentirás más libre y serás más feliz. 

  1. Hay esencialmente dos cosas que te harán sabio: los libros que lees y la gente que conoces.

Mucha gente ha dejado su sabiduría impresa en papel. Aprovéchate del conocimiento y la experiencia de otros y acorta los períodos de aprendizaje. Leer no es otra cosa que incrementar los recursos con los que contamos para materializar nuestros objetivos. Leer es, en definitiva, aumentar nuestras posibilidades de tener éxito. Y dos, encárgate de aumentar tu red de contactos.

Cultívala y cuídala. En esta vida todo son relaciones, y la calidad de tus relaciones determinará la calidad de tu éxito. Si no te gusta la gente, si no tienes una actitud positiva hacia las personas, si no cooperas con ella, si no eres cordial en el trato, si no mantienes el contacto, no llegarás muy lejos.

Artículos Relacionados

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>